Páginas vistas en total

domingo, 12 de diciembre de 2010

REAC TABLE

La Reactable es un instrumento musical electrónico colaborativo dotado de una interfaz tangible basada en una mesa, e inspirado en los sintetizadores modulares de los años sesenta. Fue desarrollado por el Grupo de Tecnología Musical de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, por un equipo de investigación integrado por Sergi Jordà, Marcos Alonso, Günter Geiger y Martin Kaltenbrunner. Múltiples usuarios simultáneos comparten el control total del instrumento moviendo y rotando objetos físicos sobre la superficie de una mesa circular luminosa. Manipulando dichos objetos, los cuales representan los componentes clásicos de un sintetizador modular, los usuarios pueden crear tipologías sonoras complejas y dinámicas, mediante generadores, filtros y moduladores, en una clase de sintetizador modular tangible.
En el siguiente video se puede ver una demostración, realmente es impresionante.

Funcionamiento y estructura básicos

La Reactable consta de un tablero semi translúcido iluminado directamente con dos cámaras situadas al otro lado del tablero que analiza de vez en cuando la superficie y sigue los movimientos, la naturaleza, la posición y la orientación de los diferentes objetos físicos y lógicos que están situados sobre el tablero por medio de visión artificial. Varios músicos simultáneos comparten control completo sobre el instrumento moviendo y rotando los objetos en el redondo tablero luminoso. Al mover y relacionar los objetos por la superficie del tablero se modifica la estructura y los parámetros del sintetizador de sonido. Estos objetos conforman los típicos módulos de un sintetizador modular. Simultáneamente, el proyector muestra la actividad y las características principales del sonido producido, otorgándole de esta forma la necesaria retroalimentación al ejecutante. De esta forma varios músicos pueden compartir el control desplazando y rotando fichas transparentes sobre la mesa luminosa. Cada uno de los usuarios puede crear una función sonora diferente.

Subido por Alberto de la Rúa.

jueves, 2 de diciembre de 2010

El extraño zumbido de Taos (Taos Hum)

Algunos residentes y visitantes de la pequeña ciudad de Taos, en Nuevo Mexico, llevan escuchando desde hace muchos años un molesto, desconcertante y misterioso zumbido de baja frecuencia en el aire del desierto.


Describen dicho sonido como el de “un motor diesel  sonando a través de los cristales”. Curiosamente, sólo alrededor del 2% de los residentes de Tao dicen haber escuchado este sonido. Las numerosas expediciones que hasta allí se han desplazado para investigar el fenómeno nunca han podido precisar de donde proviene y a que es debido dicho zumbido.

Algunas víctimas no pueden dormir mientras un zumbido resuena en su cerebro. Otras se quejan de dolores de cabeza, sangrado de nariz, ansiedad, dificultades respiratorias y falta de equilibrio relacionada con problemas del oído interno. El zumbido de Taos se llama así por la comunidad de las montañas Sangre de Cristo, en Nuevo México, donde fue escuchado por primera vez hacia 1990.

K.Grams fue una de las primeras “zumbadoras” que se dieron a conocer. Desde entonces, decenas de residentes de Taos se han quejado del ruido. En esa época, el representante de la zona en el Congreso, Bill Richardson, subestimó el problema. Convencido más tarde de que era real, pidió al Comité Permanente de Inteligencia del Congreso que investigara.

El zumbido está en el umbral de la audición humana, entre 20 y 20.000 hertzios o ciclos por segundo. Las investigaciones se han concentrado en los sonidos de baja frecuencia, entre 33 y 80 hertzios, pero no han podido precisar la causa. Mucha gente escucha el zumbido sólo o más intensamente, en el interior de edificios; otros pueden percibir también las vibraciones del sonido en su cuerpo y se percibe más por la noche.
Algunos perciben el zumbido de manera ininterrumpida mientras que otros lo hacen sólo durante periodos de tiempo determinados. Para algunas personas sólo constituye una molestia leve, mientras que otras quedan gravemente afectadas por el mismo manifestando alteraciones del sueño.


Se han recibido informes de zumbidos similares en Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Canadá y otras partes de Estados Unidos. El 15 de noviembre de 2006, por ejemplo, el doctor Tom Moir, de la Universidad de Massey en Auckland, Nueva Zelanda, grabó el Zumbido de Auckland y lo colgó en la página web de la universidad. La densidad espectral del fenómeno llega a una frecuencia máxima de 56 hertzios. Otros estudios en la Universidad de Cambridge apuntan a resultados parecidos en zumbidos detectados en Inglaterra:


Grabaciones de los zumbidos:

M. Theroux hum sound (.wav, 1.2MB) 3/3/97


Hum Sound (.wav) grabación de Anders Heerfordt

Ron Hil recording at Avebury (.wav, 200Kb)


Las explicaciones que se aducen son de lo más variadas. Durante bastante tiempo se contempló la posibilidad de que se tratara de sonidos provocados por la actividad humana: ruido industrial atenuado por la distancia, subwoofers domésticos, ventiladores, maquinaria industrial, laboratorios gubernamentales o privados… A medida que el sonido se desplaza por la atmósfera o por la superficie del terreno, las frecuencias altas disminuyen en amplitud más rápidamente que las bajas que, en último término, recorren distancias mayores. Los sonidos de baja frecuencia pueden ser concentrados por muros y estructuras arquitectónicas haciéndolos “sonar” como zumbidos ambiguos. Esta es la explicación que parecería más lógica.

Sin embargo, los estudios realizados con micrófonos de alta sensibilidad no han conseguido detectar el Zumbido a partir de estas fuentes y hasta el día de hoy este fenómeno continúa siendo un misterio…

Publicado por Juan García Cebrian

domingo, 28 de noviembre de 2010

El ruido más fuerte de la historia.

El 27 de agosto de 1883 tuvo lugar la estruendosa erupción del volcán Krakatoa con una fuerza de 100 megatones, escuchándose hasta 5,000 km de distancia. La explosión produjo un tsunami de 40 m de altura que destruyó más de 150 aldeas a los largo de la costa de Java y Sumatra.

5b415a0a74765006f122f979f487f751

Es el ruido más fuerte de la historia jamás registrado.
La isla llamada Krakatoa se encontraba en el Océano Indico, con una superficie de 47 kilómetros cuadrados, asentada sobre una zona sísmica que había provocado esa superficie. En la isla había un volcán de 800 metros de altura con cientos de años de antigüedad, de hecho los grupos indígenas identificaban el volcán como una deidad que podría estallar en cólera, y por ello realizaban rituales y en ocasiones, sacrificios humanos. Hasta antes del siglo XIX este volcán era desconocido para la comunidad internacional.
A mediados de mayo de 1883 el volcán empezó a arrojar fumarolas, desechos y ceniza, y el 27 de agosto ocurrió la gran explosión. Su fuerza fue tal que equivale a la de varias bombas atómicas como las arrojadas en Hiroshima y Nagasaki. La pequeña isla voló en millones de pedazos. La erupción provocó maremotos con olas de 40 metros de altura recorriendo miles de kilómetros, alcanzando continentes lejanos, y destruyendo 150 aldeas. Murieron casi 35,000 personas.
Se cuenta que el ruido fue tan intenso que se escuchó a cinco mil kilómetros de distancia, en áreas de Madagascar y Australia.
Hoy día los especialistas aseguran que ha sido el ruido más fuerte que se ha escuchado en el planeta.

Subido por Alberto de la Rúa

Efectos psicológicos del ruido

Los efectos psicológicos más significativos sobre el ser humano son los que se muestran a continuación:

I.EFECTOS SOBRE EL SUEÑO.
sueno.jpg
El ruido puede provocar dificultades para conciliar el sueño y también despertar a quienes están ya dormidos. El sueño es la actividad que ocupa un tercio de nuestras vidas y éste nos permite entre otras cosas descansar, ordenar y proyectar nuestro consciente. Se ha comprobado que sonidos del orden de los 60 dBA reducen la profundidad del sueño.

II. EFECTOS SOBRE LA CONDUCTA.
La aparición súbita de un ruido puede producir alteraciones en la conducta que, al menos momentáneamente, puede hacerse más abúlica, o más agresiva, o mostrar el sujeto un mayor grado de desinterés o irritabilidad.

III. EFECTOS EN LA MEMORIA.
En tareas donde se utiliza la memoria, se observa un mejor rendimiento en los sujetos que no han estado sometidos al ruido. Ya que con este ruido crece el nivel de activación del sujeto y esto, que en principio puede ser ventajoso, en relación con el rendimiento en cierto tipo de tareas, resulta que lo que produce es una sobreactivación que conlleva un descenso en el rendimiento.

IV. EFECTOS EN LA ATENCIÓN.
El ruido repercute sobre la atención, focalizándola hacia los aspectos más importantes de la tarea, en detrimento de aquellos otros aspectos considerados de menor relevancia.

V. EFECTOS EN EL EMBARAZO.
embarazada.jpg
Se ha observado que las madres embarazadas que han estado desde el principio en una zona muy ruidosa, tienen niños que no sufren alteraciones, pero si se han instalado en estos lugares después de los 5 meses de gestación (el oído se hace funcional), después del parto los niños no soportan el ruido, lloran cada vez que lo sienten, y al nacer su tamaño es inferior al normal.

VI. EFECTOS SOBRE LOS NIÑOS.
El ruido es un factor de riesgo para la salud de los niños y repercute negativamente en su aprendizaje. Educados en un ambiente ruidoso se convierten en menos atentos a las señales acústicas, y sufren perturbaciones en su capacidad de escuchar y un retraso en el aprendizaje de la lectura. Dificulta la comunicación verbal, favoreciendo el aislamiento, la poca sociabilidad y además aumenta el riesgo de sufrir estrés.

Subido por Alberto de la Rúa

viernes, 26 de noviembre de 2010

Consiguen La Invisibilidad Acústica

submarine_vanguard_class_nuclear-custom.jpg

Una investigación ha demostrado que es posible hacer «desaparecer» algunos objetos, al menos desde el punto de vista acústico.Estructuras de cilindros fabricados con material elástico lo han hecho posible.

La invisibilidad propuesta se consigue gracias a una estructura de cilindros que permiten abrir un agujero en el espacio. Es decir, estos cilindros formarían un manto acústico que protegería los objetos de los mecanismos de inspección sonora usuales, como es el sonar, de forma que los rayos sonoros en lugar de chocar contra el objeto, lo rodearían, recuperando su forma inicial después de pasar sobre ellos. De esta forma, no se producen ecos, ni se observa ninguna perturbación en la onda tansmitida, de manera que el objeto pasa inadvertido.

Las aplicaciones de este descubrimiento son importantísimas, especialmente en el ámbito militar, ya que permitirían ocultar un submarino en el mar, debido a que la onda emitida por un sonar se comporta en el agua igual que en el aire, solo que a mayor velocidad. Dado que el sonar funciona analizando los ecos de un haz de sonido enviado previamente, un objeto que no devuelva los rebotes permanecería «invisible».

Pero además de la aplicaciones militares, esa capa de invisibilidad podría utilizarse en las salas de conciertos, ya que permitirá mejorar su acústica evitando los rebotes o ecos indeseados de las ondas por las esquinas.

                                            realizado por Diego Sánchez Lázaro

Armas sónicas

  El sonido se ha empleado durante mucho tiempo en el campo de batalla y en la guerra psicológica. En las trincheras se han utilizado grandes altavoces para enviar mensajes desmoralizadores al bando contrario. Es célebre el “auxilio” que la música rock, a volumen brutal, ha prestado en salas de tortura o en campo abierto, como cuando los  agentes de la ATF bombardearon día y noche con música el rancho de los davidianos, donde se hallaba atrincherado Koresh, en Waco.
       Forzando un poco más la situación, el sonido podría emplearse como verdadera arma de guerra. El sueño de muchos militares ha sido, durante décadas, el poder utilizar un arma devastadora, barata, sin “contraindicaciones”, portable y hasta elegante. Aquí es donde entran en juego las armas sónicas que son, han sido y, al parecer… serán. Este tipo de armas utilizan el sonido de diferentes formas, muchas veces recurriendo, también, a los ultrasonidos, ondas acústicas con una frecuencia no audible por los humanos. Las armas que de estas ondas se sirven, han sido propuestas como sistema para incapacitar al enemigo e, incluso, matarlo. Hay todo un catálogo de armas sónicas, desde granadas a minas de sonido a cañones sónicos, formando muchas de ellas parte de eso que llama, en este mundo de lo politicamente correcto, como armas no letales.
Un nuevo arma, en este caso de control de masas, se suma al arsenal de las policías. Un ejemplo de ello es el que se muestra en el siguiente video.



La efectividad del sistema se basa en los efectos que produce. Dolor en la base occipital, opresión en el pecho, y una sensación tan intensa en el cerebro que “hace que sigas oyéndolo aunque pasen varias horas”. A máxima potencia, el rayo de sonido altera el líquido del oído interno de forma que el sujeto se marea y tiene que echarse al suelo porque el sonido hace que le vibren hasta los ojos.

Subido por Alberto de la Rúa.

Cañon sónico nazi

Ya a principios de los 40, el doctor Richard Wallauschek desarrolló un arma revolucionaria a la que denominó "cañón sónico". Estaba formado por dos reflectores parabólicos conectados por varios tubos que formaban una cámara de disparo. A través de los tubos entraba en la cámara una mezcla de oxígeno y metano que era detonada de forma cíclica. Las ondas de sonido producidas por las explosiones, por reflexión, generaban una onda de choque de gran intensidad que creaba un rayo sónico de enorme amplitud. La nota aguda que enviaba superaba los 1.000 milibares a casi 50 metros. A esta distancia, medio minuto de exposición mataría a cualquiera que se encontrara cerca, y a 250 metros seguiría produciendo un dolor insoportable. Esta curiosa arma no fue nunca empleada en un campo de batalla (era muy voluminosa, pues el segundo reflector medía más de 3 metros), aunque hay rumores de que se usó con animales.







Subido por Alberto de la Rúa